IPEC JUNIO 2014

Por primera vez en dos años, la confianza de los consumidores cruza el umbral del pesimismo. El IPEC alcanza este mes 49,2 puntos, tras una tendencia al deterioro que se ha prolongado por 6 meses consecutivos.

Durante junio, pareciera que la ya ampliamente reconocida desaceleración de la economía chilena llegó finalmente a los consumidores. Por primera vez en los últimos 2 años, el Índice de las expectativas económicas cruza, hacia abajo, el umbral de los 50 puntos, que marca la diferencia ente una mayoría optimista o pesimista. El Banco Central, el Ministerio de Hacienda y analistas independientes, volvieron a reducir sus expectativas de crecimiento para este año, incluso se mencionan proyecciones de crecimiento inferiores al 3%.  Los datos del estudio muestran que las personas están preocupadas del empleo y las remuneraciones; las percepciones sobre la situación de las empresas muestra signos de deterioro. En el comercio, automóviles e inmobiliarios anuncian bajas de ventas y reducción de sus expectativas para lo que queda del año. Es muy probable, además, que la intensa discusión política del último mes respecto a la reforma tributaria haya incidido en esta baja de las expectativas de las personas.

Los sub-indicadores del IPEC que más caen son  los que se relacionan con las perspectivas para el país, tanto presentes como a mediano plazo (12 meses) y largo plazo (5 años) (Ver gráfico 5). Esta visión naturalmente afecta las intenciones de compra, especialmente de viviendas y bienes durables, las que se mueven a la baja (Ver gráfico 15 y 17).  Pero el indicador que muestra la peor tendencia, sin lugar a dudas, es el de expectativas de empleo (Ver gráfico 12), que cae a un nivel no observado desde el 2009 (excepto por una observación aislada en el invierno de 2011 en el peak de los movimiento sociales).

Por el lado más positivo destaca el hecho que las expectativas de inflación de las personas, que venían creciendo rápidamente hasta mayo, se moderaron durante junio (Ver gráfico 13). Esta es una buena noticia para las personas ya que, según muestra este mismo índice, históricamente el optimismo se mueve en forma inversa a las expectativas inflacionarias.

El índice de percepción sobre “Resultados de las empresas” vuelve a bajar en forma importante en junio, para alcanzar 59,9 puntos, su peor resultado en 4 años (Ver gráfico 11). Este indicador se asocia estrechamente a las expectativas respecto a evolución del empleo, las cuales, como se ha dicho,  este mes también se deterioran.

 

En suma, la racha de optimismo de los consumidores chilenos, que se inicia en 2010 después de la crisis financiera internacional 2008-2009, parece haber llegado a su fin.  El punto más alto de este ciclo positivo se observó en 2013, cuando el IPEC superó los 59 puntos (Abril 2013, ver gráfico 1). Desde entonces, el optimismo de los consumidores chilenos se ha venido deteriorando en forma lenta pero consistente. Ya cerrado este estudio, el Senado logró un acuerdo político transversal respecto a la reforma tributaria, el que sin duda, independiente de su contenido, debiera disminuir los niveles de incertidumbre. Si este nuevo escenario logra recuperar, en todo en parte, la confianza perdida de los consumidores, lo observaremos en los próximos meses.


Ver documento PDF