IPEC SEPTIEMBRE 2014

La confianza de los consumidores marca su nivel más bajo en 3 años. El indicador ha caído por 9 meses consecutivos. Durante septiembre el IPEC llegó a los 42.5 puntos, en el área de pesimismo (bajo 50 puntos)

Durante septiembre, volvió a deteriorarse la confianza de los consumidores. La mezcla de percepciones  parece sin duda negativa: Por una parte la percepción de las condiciones de empleo se mantiene estable en un nivel negativo, caen las expectativas para la economía en el largo plazo y las expectativas de inflación se incrementan en forma significativa. Como se sabe, durante el mes el dólar alcanzó su mayor nivel desde 2009, la bencina siguió al alza,  y los indicadores de actividad y empleo mostraron señales negativas.  El IPEC marca en septiembre 42.5 puntos y se mantiene por cuatro meses consecutivos en el área de pesimismo (ver gráficos 1 al 4).

Observando la serie histórica del IPEC, septiembre se caracteriza por un factor estacional de optimismo, explicado sin duda por las fiestas patrias, aguinaldos y la llegada de la primavera. A nivel general del IPEC, este año dicho optimismo no se observó. Sin embargo, no todo fue negativo; efectivamente, el sub-indicador “Percepción personal actual” mejoró con un alza de 5.1 puntos, aun cuando se mantiene por debajo de los niveles de meses atrás (ver gráfico 5 y 9). Los que sí se deteriora es el sub-indicador “Percepción país futura a 5 años” con una caída de 4 puntos  (ver gráfico 5 y 10). Esto, sumado a la negativa evolución de la inflación esperada sugiere que el resultado global está explicado fuertemente por un tema de expectativas futuras.

El índice sobre “Los resultados de las empresas” tuvo una subida de 3.8 puntos y llega a 51.2, cuestión que asociamos a la menor incertidumbre que produce el fin de la discusión sobre la reforma tributaria. Sin embargo, el índice de las empresas también está muy lejos de los buenos niveles que tenía hace un tiempo (ver gráfico 11). El índice del empleo, por su lado, se mantuvo estable con 38.0 puntos (ver gráfico 12), mientras que la percepción inflacionaria llegó al 59% luego de un alza de 6 puntos. La actual percepción inflacionario es la más alta desde comienzos de 2012 (ver gráfico 13).

Como era de esperar, las intenciones de compra se deterioran. Descendió la proporción de consumidores que dice que es un “buen momento” para comprar un auto, una casa o un artículo para el hogar, llegando a los niveles más bajos desde 2010 (ver gráfico 15 al 17).

 

En conclusión, la llegada de la primavera y las fiestas patrias no lograron afectar positivamente la confianza de los consumidores en septiembre. Una mezcla de percepciones negativas respecto al futuro muestra que las personas están previendo menos actividad junto a mayores precios. Un panorama sombrío, sin lugar a dudas. En tal contexto, las decisiones de compra se eliminan o postergan.


Ver documento PDF