IPEC DICIEMBRE 2014

Luego de caer en forma prácticamente ininterrumpida desde fines del 2013, este diciembre el IPEC detuvo la negativa tendencia, e incluso sube 4.2 puntos. El Ipec alcanza en diciembre el nivel de 45.3; eso sí, manteniéndose en el área de pesimismo

En diciembre de 2013, hace un año, las expectativas de los consumidores eran bastante optimistas. El Ipec marcaba 56,6 puntos, incluso con tendencia a la mejoría. Sin embargo, de ahí en adelante hemos presenciado un verdadero derrumbe de estas expectativas, con el Ipec cayendo mes tras mes para llegar, en Noviembre de 2014 a 41,1 puntos, una caída de casi 16 puntos en sólo 11 meses, mostrando un estado de ánimo de los consumidores francamente pesimista. En diciembre recién pasado, sin embargo, la caída se detuvo e incluso observamos un cambio de dirección: El Ipec sube 4,2 puntos y llega al nivel de 45,3, lo que sin embargo lo mantiene  en la zona de pesimismo.

No es fácil interpretar este cambio de dirección. Por una parte, la serie histórica, que ya abarca más de 34 años, muestra un factor estacional positivo asociado al mes de diciembre producto de las fiestas de fin de año. Además, en este mes de diciembre ocurrieron dos hechos que pueden haber contribuido a esta mejoría de expectativas de las personas: El primero La caída en el precio de los combustibles, que llevó a un IPC negativo para el mes, y el segundo, unas cifras de empleo que han resultado sorpresivamente resilientes a la anunciada desaceleración económica. 

Todos los sub-indicadores del IPEC reflejan mejoría en diciembre, pero es sin duda  “Situación para comprar artículos para el hogar”, el que subió más significativamente (10.1 puntos). El alza de este sub-indicador es consistente con el alza que tuvo la proporción de personas que indicó que era un “buen momento” para comprar bienes durables. El resto de los sub-indicadores del IPEC, como indicamos, también subieron, pero en  medida mucho menor.

Otros indicadores de este estudio confirman un mejor ánimo de los consumidores: La percepción del empleo subió 5.2 puntos, mientras que la perspectiva inflacionaria cayó 6. No obstante, ambos indicadores se mantienen en  nivel negativo.

 

En conclusión, no cabe si no celebrar la mejoría relativa que muestra el ánimo de los consumidores en diciembre, reflejado por el IPEC. Sin embargo, dado el conjunto de variables que parecen haber intervenido en este resultado,  no estamos en condiciones de afirmar si se trata del tan esperado “cambio de dirección” de la actividad económica que anuncian las autoridades, o si se trata de un resultado puntual gatillado por factores extraordinarios (precio combustibles) o estacionales. El próximo dato de enero debiera ayudar a despejar esta duda. 


Ver documento PDF