IPEC ENERO 2015

Después de una marcada subida en el último mes del año anterior, en enero el IPEC bajó 3.4 puntos llegando a 41.9, prácticamente el mismo nivel anterior al alza de diciembre. El indicador se mantiene en el área de pesimismo (bajo 50 puntos).

En diciembre, después de más de un año de caídas, observamos que la confianza de los consumidores saltó en forma  significativa (4.2 puntos) para llegar hasta los 45.3 puntos (ver gráficos 1 y 2). Esa alza la asociamos a varios factores puntuales: al efecto estacional del mes de diciembre (fiestas de fin de año), a la importante baja del precio de los combustibles y a la estabilidad que ha mostrado el empleo. El alza de diciembre resultó inesperada, pero anticipó bien lo que ocurrió con la actividad económica según el recién conocido Imacec de diciembre que, contra todos los pronósticos, creció 2,9%.

Sin embargo, en enero el alza no se mantuvo; en el primer mes del año, el IPEC retrocedió a los niveles anteriores, donde ha fluctuado en los últimos 4 meses entre 43 y 41 puntos (exceptuando el resultado de diciembre). Este resultado arroja dos lecturas posibles, no necesariamente excluyentes. La primera, es que factores estacionales y puntuales (fin de año, baja de bencina) fueron el gatillo de la subida en diciembre. Efectivamente, es posible comprobar que los sub-indicadores “Situación para comprar artículos para el hogar” (ver gráficos 5 y 10) y la proporción de personas que señala que es un “buen momento” para comprar bienes durables (ver gráfico 16) subieron de manera significativa en diciembre, pero volvieron a bajar de forma importante en enero.

La segunda lectura, es que el IPEC pareciera haber tocado fondo al volver a los niveles que ha mostrado durante los últimos meses. Si se observa la tendencia completa del último año se observa un proceso de deterioro  en las expectativas que se inicia a fines de 2013.  Excluyendo el dato de diciembre recién pasado, en los 4 últimos meses las expectativas han tendido a mantenerse estables, eso sí en un piso bastante bajo. El dato de diciembre, observamos hoy, desgraciadamente no marcó un cambio de dirección, pero al menos pareciera ser que se ha detenido la caída.

La lectura completa de los diversos indicadores de este estudio muestra importantes niveles de incertidumbre en los consumidores, especialmente a largo plazo. Un indicador que bajó significativamente y que explica en parte la baja del IPEC, es la “Percepción país futura a 5 años”, que llegó a su mínimo histórico (ver gráfico 8). Si bien aquel componente del IPEC es el que históricamente tiene los niveles más bajos, la caída de este mes es consistente con  el deterioro que tuvo las perspectivas de largo plazo en otra pregunta similar (ver gráfico 15) y con la reducción del crecimiento económico esperado por parte de analistas y organizaciones internacionales.

 

En conclusión, el optimista resultado de diciembre resultó ser un brote verde que, desgraciadamente, no prosperó.  El IPEC parece ahora más bien estabilizado en un nivel bastante negativo. Al mismo tiempo, despejando los factores puntuales y estacionales, se aprecia   incertidumbre sobre la situación económica a futuro. La buena noticia es que el desplome de las expectativas del último año parece haber llegado a un piso. Por ahora, habrá que esperar para encontrar el ansiado cambio de tendencia.   


Ver documento PDF