IPEC JUNIO 2015

La confianza de los consumidores continuó en junio la tendencia al deterioro (-1.8 pts) alcanzando 37.2 puntos, el nivel más bajo desde 2009, cuando Chile y el mundo sufrían los efectos de la crisis financiera global.

Durante el mes de junio la Copa América se llevó casi toda la atención mediática. Sin embargo, y a pesar del éxito deportivo de la Selección Nacional, una serie de aspectos negativos siguen afectando la confianza de los consumidores chilenos. El reciente nombrado ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ha reconocido que las reformas que impulsa el gobierno y el actual escenario político están afectando la economía del país; los consumidores, parecen estar de acuerdo  con el Ministro.

Algunos antecedentes del actual escenario económico son el bajo IMACEC ( 0,8% en mayo), el alza del desempleo a 6,6% y la baja proyección de crecimiento para el sector comercio en 2015, entre otros aspectos.  

Así, el IPEC disminuyó durante junio y marcó 37.2 puntos, manteniéndose por trece meses consecutivo en el área pesimista. Como se dijo, este nivel de pesimismo sólo había sido observado anteriormente en el período de la crisis global 2008-2009, y antes de eso en 2003, cuando la invasión de Irak por parte de los Estados Unidos, Reino Unido y otras fuerzas, creó una ola de incertidumbre en el mundo entero (ver gráficos 7 al 10).

Todos los sub-indicadores del IPEC caen en junio (ver gráfico 11). Los sub-indicadores que más cayeron fueron “Estabilidad país próximos 5 años”, que marca uno de los peores niveles de la serie histórica (ver gráfico 16), y “Situación país actual”, que llega a un punto que no habíamos observado desde la crisis financiera de 2008 (ver gráfico 14). Estos indicadores deben leerse como una combinación de efectos ya presentes (situación actual) e incertidumbre respecto al futuro (estabilidad a 5 años).

Otros indicadores del estudio también presentan caídas. Las expectativas respecto al empleo empeoraron 2.3 puntos, manteniéndose así dieciocho meses consecutivos en el área pesimista (ver gráfico 23). Las perspectivas inflacionarias, por su lado, aumentaron 4 puntos y llegaron al 55% (ver gráfico 24). Como efecto, se observa lo esperado: Una baja en la predisposición a comprar bienes durables, automóviles y viviendas (ver gráficos 28 al 30).

 

En conclusión, la celebración de la Copa América no fue suficiente para mover la confianza de los consumidores hacia un nivel más optimista. Es de esperar que los esfuerzos del nuevo Ministro de Hacienda y la recién nombrada Comisión de Productividad logren instalarse para revertir la pesimista racha de los consumidores.


Ver documento PDF