IPEC JULIO 2015

La confianza de los consumidores continuó en julio la tendencia al deterioro (-2.9 pts), alcanzando 34.3 puntos. Con este resultado, las expectativas de los consumidores se ubican por 14 meses consecutivos en el área pesimista (bajo 50 puntos).

No cabe duda que la marcha de la economía se ha complicado en los meses recientes. Durante julio, el Ministerio de Hacienda disminuyó a 2,5% la proyección de crecimiento para 2015  mientras las cifras de ventas  del comercio cerraron el peor primer semestre en seis años al crecer sólo un 1%. La caída en el precio del cobre ha sido  fuente de inquietud lo que ha sido acompañado de un fuerte aumento del precio del dólar. Sin embargo, en un matiz más positivo, los resultados del sector  inmobiliario resultaron más alentadores, ya que durante el primer semestre de 2015 se registró un aumento en las ventas de viviendas nuevas de un 12,5% al tiempo que, algo inesperadamente, la actividad económica medida por el Imacec creció un 2,7% en junio, superior a lo proyectado.

La confianza de los consumidores (IPEC) cayó durante julio a 34.3 puntos, manteniéndose por catorce meses consecutivos en el área pesimista. En doce meses (julio 2014) la confianza de los consumidores ha experimentado una caída de más de 13 puntos.

Todos los sub-indicadores que componen el Ipec caen en julio (ver gráfico 11). Las caídas más significativas fueron “Situación país actual” (ver gráfico 14) y “Situación para compra artículos para el hogar”, siendo esta última la más baja desde marzo de 2010 (ver gráfico 18). Así, los datos sugieren este mes un deterioro de las condiciones económicas presentes de la población (como opuesto a expectativas futuras).

Otros indicadores como la “situación económica de las empresas” también disminuyen, pasando de 46.6 en junio a 44.1 puntos en julio, manteniéndose por cuarto mes en el área pesimista (ver gráfico 21). Por otro lado, la expectativas respecto al empleo cayeron 2.5 puntos, manteniéndose 19 meses consecutivos en el área pesimista (ver gráfico 23). Las perspectivas inflacionarias empeoraron 6 puntos, pese al repunte que tuvo durante junio (ver lamina 24).  Por otro lado, la compra de bienes durables tiene resultados dispares. Así, mientras la “compra de vivienda”, y “compra de auto” tuvo un aumento (ver gráficos 29 y 30 respectivamente), la “compra de artículos para el hogar” disminuyó en 5 puntos (ver gráfico 28).

En conclusión,  durante julio  los consumidores profundizan el pesimismo que ya hemos observado por 14 meses consecutivos. El indicador se ubica en niveles sólo comparables al período de la crisis financiera global de 2008-2009.  Aun considerando el artificial estímulo de las ventas inmobiliarias, empujadas por la expectativa de alzas tributarias, todo hace prever que las ventas del comercio se mantendrán deprimidas.


Ver documento PDF