IPEC ENERO 2016

Cae las confianza de consumidores a uno de los menores niveles de los últimos años.

En enero, la confianza de los consumidores, ya en terreno pesimista por los últimos 20 meses, se deteriora 2,7 puntos y se ubica en 34,3 unidades. Con ello, la confianza retrocede al peor nivel registrado durante el invierno pasado (2015: 34,1) y se acerca a los niveles observados en la crisis financiera de 2008-2009 (septiembre 2008: 31,6); antes que eso, habría que remontarse a los inicios del siglo, cuando los atentados a las torres gemelas y la guerra de Irak hicieron colapsar las confianzas en Chile y el mundo, para encontrarse con niveles de confianza inferiores a los actuales (Ver gráfico 8)

Volviendo al presente, en enero recién pasado se conoció que la inflación en 2015 cerró en 4,4% y el crecimiento del PIB anual habría alcanzado un 2%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó por tercera vez la proyección de crecimiento para Chile a un 2,1% para 2016, mientras varios analistas locales ubican sus expectativas de crecimiento bajo el 2% para el año que se inicia.

En materia inmobiliaria, la actividad parece intensa: los edificios en construcción en la Región Metropolitana llegan a un record de 825 proyectos, pero existe incertidumbre respecto al futuro desarrollo del sector, toda vez que han terminado las expectativas de beneficios tributarios en el área. En enero, en este estudio, se registra una caída muy significativa de las percepciones respecto a la oportunidad para compras de viviendas (ver gráfico 29). La tasa de desempleo, por su parte, pese a las modestas cifras de crecimiento cayó a un sorprendente 5,8% durante octubre-diciembre,  el nivel más bajo en dos años.

La Confianza de los Consumidores durante enero, como se dijo, retrocede al nivel de 34,3 puntos; es decir, 2,7 unidades menos que lo registrado en diciembre de 2015 (ver gráfico 7). Con ello, se detiene la moderada tendencia al alza que se venía observando en los tres meses anteriores. Además, se completan 20 meses con el índice en el área pesimista (bajo 50 puntos).

El análisis del comportamiento de los sub-indicadores del Ipec arroja luces sobre las características del pesimismo de los consumidores en enero. Cuatro de los cinco sub-indicadores registran deterioro en sus resultados (ver gráfico 11). Pero, es la “Expectativa económica del país a 12 meses” el sub-indicador que mayor retroceso presenta, pasando de 41,2 a 35,7 puntos (-5,5 puntos). En segundo lugar, se deteriora la “Estabilidad país próximos 5 años”, el cual desciende 4,1 unidades y se posiciona en 21,5 puntos.  Estos dos indicadores se asocian claramente a un factor común: Incertidumbre.  Los otros sub-indicadores, se deterioran también, pero en mucho menos medida. Finalmente, hay que destacar el único sub-indicador que presenta una ligera alza (+0,5 unidades) es la “Situación personal actual”, y se posiciona en 35,8 puntos; es decir, los consumidores nos están expresando que la incertidumbre futura aún no alcanza a afectar la situación presente.    

En enero, los datos son categóricos en señalar el deterioro de las expectativas para la economía, especialmente en el corto plazo (12 meses, ver gráfico 12). La “Expectativa económica del país a 12 meses”, como ya se mencionó,  cae en 5,5 unidades, posicionándose en 35,7 puntos. Dicho valor se convierte en el más bajo registrado en toda la serie desde 2002. Por otro lado, la “Expectativa económica del país a 5 años” también retrocede  5,4 unidades, pero en un nivel superior (55.5 puntos).

Las expectativas sobre la situación de empleo se deterioran en 4 puntos, ubicándose en 32,2 puntos (ver gráfico 23), el peor valor  a este respecto desde el 2009. 

La intención de compra de bienes, como era de esperar,  presenta resultados negativos. Quienes señalan que es un buen momento para la “Compra de artículos para el hogar” disminuyen en 2 puntos y se ubican en 25% (ver gráfico 28). Asimismo, quienes declaran que es un buen momento para la “Compra de vivienda” disminuyen seis puntos y se ubican en 16%, transformándose en uno de los valores más bajos registrados en la serie, desde la crisis de 2008; esto, solo hace esperar una detención brusca en las ventas de viviendas. Finalmente, la “Compra de auto” también disminuye, pasando de 20 a 16% (ver gráfico 30).

En consecuencia, en enero la Confianza de los Consumidores sin duda se deprime y, con ello, termina el modesto periodo de alzas consecutivas que se había registrado en los tres meses anteriores. Con esto, además, el indicador se mantiene  ya por 20 meses consecutivos en el área pesimista.


Ver documento PDF