IPEC MARZO 2016

En marzo la confianza de los consumidores presenta un retroceso de 2,1 puntos, llegando a 35,5 puntos. Con esto, se completan 22 meses en terreno pesimista.

Durante marzo el Gobierno anunció la reducción del gasto público para este año en US$540 millones, dado el débil crecimiento económico y bajo precio del cobre. Las  cifras de crecimiento conocidas fueron extremadamente modestas: La actividad económica durante enero creció  a un 0,3% (tasa anualizada) y la economía chilena creció sólo 2,1% en 2015, al tiempo que la inversión caía por segundo año consecutivo. Por otro lado, el IPC sube 0,3% en febrero y la inflación alcanza un 4,7% anual,  superando las expectativas.  

En este contexto, durante marzo la confianza de los consumidores retrocede 2,1 puntos y se ubica en 35,5 (ver gráfico 7), completando 22 meses en el área de pesimismo (bajo 50 puntos). Cuatro de los cinco sub-indicadores presentan variaciones negativas. La caída más pronunciada se provoca en “Situación compra artículos para el hogar”, que pasa de 49,2 a 42,2 (-7 puntos).  La segunda caída más relevante se produce en “Situación personal actual” con un descenso de 3,3 puntos, ubicándose en 34,3. También se deteriora la percepción de “Situación país actual” con un retroceso de 1,7 puntos.  La “Expectativa económica del país a 12 meses” llega a 39 puntos (-0,5) y se ubica como uno de los resultados más pesimistas registrados en la serie mensual desde 2002.              

En marzo, llama la atención que  tanto las expectativas futuras a corto plazo como a mediano plazo presentan un descenso. Como ya dijimos,  la “Expectativa económica del país a 12 meses” retrocedía 0,5 unidades y llegaba a 39. De la misma manera, la “Expectativa económica del país a 5 años” cayeron  1,5 puntos, alcanzando los 56,9 puntos.

La percepción sobre “Situación económica de las empresas” decayó  4,8 puntos en marzo, llegando a 44,3. Este resultado probablemente afectó la expectativa sobre evolución del empleo, que en marzo decae en 2,1 puntos, llegando a 31,7 puntos, el peor resultado desde la crisis financiera de 2008-2009.  

La “Situación económica familiar”, un indicador del clima económico presente, se ha mantenido al borde de los 50 puntos (línea divisoria entre área pesimista y optimista). En marzo dicho indicador retrocede 3,2 unidades cae a 48,2 puntos; es decir, al área de pesimismo.

Como era razonable esperar de los resultados anteriores, la intención de compra de bienes durables presenta una disminución en todos los aspectos medidos.  Así, quienes señalan que es un buen momento para la “Compra de artículos para el hogar” decaen en 8 puntos y se ubican en 21% (ver gráfico 28). Asimismo, la “Compra de vivienda” se contrae en 2 puntos y llega al 15%. Finalmente, las percepciones de la oportunidad para “Compra de auto” también empeoran, pasando de 20 a 15% (ver gráfico 30).  En suma, todo hace esperar que la negativa tendencia de la confianza de los consumidores se manifieste en las ventas del comercio y del mercado inmobiliario.

En resumen, durante marzo la Confianza de los Consumidores se deteriora  prácticamente en todos los indicadores.  El Índice general (IPEC) se mantiene por 22 meses consecutivos en el área pesimista.   


Ver documento PDF