Confianza de los consumidores se deteriora en febrero

El IPEC retrocede 2,2 puntos en relación al mes anterior, su segunda caída desde la moderada alza observada el segundo semestre de 2016.

En febrero, un mes de vacaciones para muchos, ocurrieron hechos muy diversos: Incendios forestales, puesta en marcha de la nueva ley de estacionamientos, catástrofe provocada por aluviones que dejaron víctimas fatales y desaparecidos. En lo que respecta a la economía, se informó que en enero la actividad económica creció por sobre las expectativas (1,7% anualizado), mientras que la inflación registró un alza, también por sobre lo esperado.

En este contexto, el Índice de Percepción Económica alcanza 37 puntos (ver lámina N° 7), 2,2 puntos menos de lo obtenido en enero, y se completan así 33 meses, ya casi 3 años,  bajo los 50 puntos (zona de pesimismo). Este período de tiempo en el área negativa es el más largo que se registra desde que se realiza la medición mensual (2002), superando inclusive, en extensión,  el periodo de pesimismo ocurrido durante la crisis económica del año 2008 (que fue de 31 meses).

Al descomponer el Índice de Percepción de la Economía en sus 5 sub-indicadores, en febrero se observa un descenso en todos ellos. La caída más significativa se presenta en el sub-indicador “percepción económica del país a 12 meses” que pasa de 45,7 a 40,1 (-5,6 puntos). Otro sub-indicador que presenta un descenso importante es la “estabilidad del país en los próximos 5 años” que pasa de 28,8 a 24,9 puntos (-3,9 puntos). Los restantes dos sub-indicadores presentaron descensos inferiores a un punto (“situación actual del país” y la “situación para comprar artículos para el hogar”)

Se observa un deterioro de las expectativas económicas de corto plazo (1 año); efectivamente, el indicador  “expectativa económica del país a 12 meses” muestra una caída abrupta (-5,6 puntos, ver lámina N° 11). El factor que parece estar gatillando esta negativa percepción es  un claro aumento del pesimismo en torno al “desempleo”, que se deterioró muy significativamente (-7 puntos). A lo anterior, se suma una expectativa de mayor inflación (+7 puntos). El resultado, una visión negativa que parece acercarse a la realidad de las familias. Así lo muestra el indicador de “situación económica familiar en los próximos 12 meses” que cae fuertemente (- 7 puntos).

En resumen, en febrero la confianza de los consumidores desciende por segundo mes consecutivo, poniendo fin  a un período de cierta estabilidad, o aún recuperación, que veníamos observando desde agosto del año  recién pasado. La visión de las personas es ahora mayoritariamente pesimista en relación a la evolución probable del desempleo e inflación para los próximos 12 meses. En este contexto, sólo cabe esperar de los consumidores un comportamiento de compra y endeudamiento bastante conservadores.


Ver documento PDF