IPEC: Mayo 2010

Comentario Mayo 2010: El Índice de Percepción de la Economía -IPEC- se ubicó en 47.2 puntos. Confianza continúa en niveles pesimistas, pero el consumo se mantiene.

El Índice de Percepción de la Economía sufre un nuevo retroceso. En la medición de Mayo se ubicó en 47.2 puntos, cae 1.1 puntos respecto a Abril (48.3) y se posiciona por tercer mes consecutivo en niveles pesimistas.

La llegada del invierno junto con una visión mas bien negativa respecto a la situación de empleo (53.1 puntos) explicaría la disminución en la actual medición. A esto, se suma el retroceso registrado en la percepción de los ciudadanos consumidores de los sub-indicadores de largo plazo que conforman el IPEC. Pasado ya tres meses del evento del 27 de febrero, el pesimismo continúa y parece estar lejos de ubicarse en los niveles optimistas registrados antes de la hecatombe.

Los sub-indicadores de largo plazo del IPEC sufrieron bajas importantes y estarían explicando la actual cifra. La “percepción futura del país” (12 meses) se ubicó en 60.2 puntos, retrocediendo 2.6 puntos respecto a abril pasado. En tanto, el indicador de más largo plazo “percepción futura del país” (5 años) registró 40.2 puntos, anotando una disminución de 5.3 frente a la medición de abril.

La “percepción actual del país” se ubicó en 48.6 puntos, cifra solo ligeramente menor respecto a Abril. La “percepción personal actual” anota una tímida alza (39.1 puntos) respecto a la medición anterior (38.6). Del mismo modo, la “situación para comprar artículos para el hogar” aumenta a 47.8 puntos. Las “expectativas inflacionarias” no sufrieron variación, anotando mismo registro de abril pasado (49%).

Las evaluación sobre el momento para comprar “vivienda”, “automóviles” y “artículos del hogar” mantienen una tendencia al alza, quedando actualmente en 24%, 22% y 33% respectivamente. Estas cifras se condicen con el incremento de la “percepción personal actual” dando cuenta que las conductas de compras de los consumidores, a pesar de estar disminuidas, no han sido afectadas por los efectos del terremoto. Se da así una situación paradójica: Los consumidores están pesimistas, pero el consumo se mantiene robusto.

Es poco probable que la situación actual, con tal marcada dicotomía entre percepciones y conductas de compra, se mantenga por un período prolongado. Esto rara vez ha ocurrido en los casi 30 años que esta serie se ha medido, siendo lo normal observar una correlación positiva entre actitudes y conductas de compra. Lo esperable entonces es que en los próximos meses observemos una mejora en las percepciones, si es que las variables económicas evolucionan favorablemente. En caso contrario, lo esperable sería una caída en el consumo.


Ver documento PDF