En junio, la confianza de los consumidores llega a los 41 puntos

La confianza de los consumidores mejora muy ligeramente en julio, alcanzando 41 puntos (+ 0,2 puntos en relación a junio) de acuerdo a los datos del IPEC, dados a conocer hoy por la empresa de investigación de mercado GfK Adimark.

Por una parte mejora la expectativa económica del país a 12 meses (+4,1 en relación a junio) y, por el otro, cae  significativamente la percepción respecto a la situación personal actual (-5,3). Ambos resultados se contraponen y producen la estabilidad del indicador general.

El optimismo en torno al próximo año se puede explicar por un componente político relativo al resultado de las próximas elecciones presidenciales, mientras que el pesimismo  es referido al presente, incluso  coincide con una caída de las expectativas  de consumo (ver Lámina N° 28).

Con este resultado, estable como se dijo, se completan cuatro meses sin cambios importantes pero con un nivel de confianza de los consumidores (41 puntos) algo mejor de los magros resultados observados en último verano (en febrero el IPEC llegó a 37 puntos). A pesar de esta mejoría, el indicador se mantiene en la zona de pesimismo, área donde ha permanecido durante más de tres años, exactamente 38 meses (desde mayo de 2014).

Durante julio, la contingencia nacional estuvo marcada por la carrera presidencial, en efecto, el 2 de julio se desarrollaron las primarias de Chile Vamos y el Frente Amplio donde se eligieron a los candidatos que representarán a cada coalición. Por otro lado, desde el ámbito propiamente económico, se conoció el crecimiento de la actividad económica de mayo (+1,3%),  algo mejor que el mes anterior pero inferior a lo esperado. Al tiempo, el Índice de Actividad del Comercio anotó un crecimiento durante junio (+ 3,1%), impulsado por ventas en supermercados. 

Al analizar los sub-indicadores que componen el IPEC, cuatro de los cinco presentan alzas en relación a junio. De todos los que presentan un alza, la “expectativa económica del país a 12 meses” es el que logra el crecimiento más significativo (+4,3 puntos), mientras que la “situación personal actual” es la que cae de manera más dramática (-5,3 puntos) (ver Lámina N° 11). “La expectativa económica del país a 12 meses” logra su mejor resultado desde febrero de 2015 (hace 29 meses atrás) y parece ser consecuencia del acontecer político, especialmente luego de los resultados de las primarias desarrolladas a comienzos de julio.

En definitiva, el informe da cuenta de un consumidor que, si bien continúa en modo mayoritariamente pesimista,  ha venido recuperándose en los últimos meses; esto, después de un primer trimestre que fue especialmente negativo. Analizando los resultados de este mes, especialmente el comportamiento de los sub-indicadores, queda claro que esta recuperación en la confianza de los consumidores está solventada más en las expectativas futuras (al alza)  que en la experiencia de la realidad presente (a la baja).  

 


Ver documento PDF