IPEC JULIO 2018

Confianza de los consumidores desciende en julio y llega a 50,0 puntos, ubicándose en un nivel de equilibrio

En julio, el acontecer noticioso en el ámbito de la economía estuvo marcado por el buen resultado del Imacec de mayo (+4,9% respecto al mismo mes del año pasado), el leve aumento del IPC de junio (+0,1%), el alza del dólar (+$17) y el crecimiento de la tasa de desocupación en el trimestre abril-junio 2018 (+0,2 puntos porcentuales en doce meses). Por otro lado, desde el ámbito político-social, se destaca la gira del presidente por Estados Unidos y la realización de la marcha pro aborto libre.

En el contexto descrito, la confianza de los consumidores (IPEC) alcanza 50,0. Con este resultado, la confianza de los consumidores alcanza un nivel de equilibrio, es decir, las percepciones positivas igualan a las negativas en lo que respecta a la situación económica.

Al observar los cinco sub-indicadores que componen el IPEC, todos presentan descensos: la “situación para comprar artículos del hogar” pasa de 61,1 a 57,2 puntos (-3,9), la “expectativa económica del país a 12 meses” pasa de 61,3 a 58,3 puntos (-3,0), la “situación económica actual del país” pasa de 51,9 a 49,7 (-2,2), la “situación económica personal actual”, que pasa de 50,0 a 47,4 puntos (-2,6) y la “estabilidad económica del país en los próximos 5 años”, que va de 39,3 a 37,4 puntos (-1,9).

Entre otros resultados, se destaca el descenso de 7,7 puntos del índice que mide la expectativa de empleo, pasando de 55,6 en junio a 47,9 en julio. Esta caída se eleva a 16,5 puntos si se compara el resultado actual con el de marzo (64,4 puntos), hace cuatro meses. Por otro lado, se destaca el prolongado optimismo de los consumidores en torno a la situación económica familiar, el cual se ha mantenido sobre los 60 puntos por 12 meses consecutivos.

En resumen, julio muestra un consumidor que disminuye su confianza en torno a la economía. Se trata de una disminución transversal a nivel de sub-indicadores y especialmente fuerte cuando se observan las expectativas de empleo que han mostrado una fuerte caída en los últimos meses. A pesar de estos descensos, la confianza de los consumidores alcanza un nivel de equilibrio donde las percepciones positivas igualan a las negativas.


Ver documento PDF