IPEC Junio 2018

Confianza de consumidores en la economía sube en junio y completa siete meses consecutivos en terreno optimista.

 

En junio, la economía estuvo marcada por el buen resultado del Imacec de abril (+5,9% respecto al mismo mes del año pasado), el aumento del IPC de mayo (+0,3%) y la caída de la bolsa de comercio de Santiago como consecuencia de la denominada “guerra comercial” entre potencias.

Por otra parte, desde el ámbito político social, se destaca la realización de la cuenta pública el 1 de junio donde se trataron temas como la extensión del metro o el fin del CAE. También se destaca la crisis en Gendarmería y la visita del presidente a La Araucanía.

En el contexto descrito, la confianza de los consumidores (IPEC) alcanza 52,7 puntos (ver Lámina N° 7). Con este resultado, la confianza de los consumidores se mantiene en el área de optimismo por siete meses consecutivos.

Al observar los cinco sub-indicadores que componen el IPEC, cuatro presentan alzas y uno se mantiene. Entre las alzas, se identifica la “situación económica personal actual”, que pasa de 46,2 a 50,0 puntos (+3,8), la “estabilidad económica del país en los próximos 5 años”, que va de 37,4 a 39,3 puntos (+1,9), la “situación para comprar artículos del hogar”, que va de 59,9 a 61,1 puntos (+1,2) y la “situación económica actual del país”, que va de 51,2 a 51,9 (+0,7). De los cuatro sub-indicadores identificados, se destaca el optimismo en torno a la situación económica personal actual que alcanza su nivel máximo desde noviembre 2013, hace 4 años y medio. Por el contrario, el único indicador que no registra crecimiento es el denominado “expectativas económicas del país a 12 meses” (-0,1 puntos).

Entre otros resultados, la expectativa para comprar un auto se mantiene en un nivel alto, a pesar que registra una caída significativa respecto al resultado de abril (-6% en dos meses). Por otro lado, se destaca el resultado del indicador “momento para comprar una vivienda” donde un 36% señala que se está en un buen momento para adquirir una, porcentaje que es estadísticamente equivalente al obtenido en la medición de mayo y que marcó un máximo desde diciembre 2012.

En resumen, junio muestra un consumidor que recupera optimismo en torno a la economía y que percibe que la situación económica personal y familiar está en su mejor momento en los últimos cuatro años. En lo que respecta a áreas específicas, junio aún retrata un consumidor que percibe un buen momento para adquirir un auto y una vivienda.

 


Ver documento PDF